sábado, 16 de marzo de 2013

PASAR DEL TRINO AL HECHO


Las campañas #CambiemosDeCanal y #NoEn3Caínes demuestran el papel de una audiencia crítica y muestran un primer resultado: la empresa Auteco retira su pauta a la serie sobre los paramilitares hermanos Castaño en el canal RCN

AYER
Recuerdo a la joven periodista bien peinada ante la cámara, sentada frente al tipo vestido de camuflado nuevo con los dobleces bien planchados y la voz arrugada, gastada por gritos de mando destemplados. Recuerdo la casi escenografía que quería decir “desde las montañas de Colombia” pero más parecía el patio de atrás de una finca de clase alta en tierra caliente. Recuerdo la casi devoción de esa mujer ante ese hombre en la charla en la que más que una incisiva entrevista vimos la presentación en sociedad de un personaje que terminó siendo el nuevo Robin Hood para la audiencia que vio la taquillera entrevista esa noche en televisión. Recuerdo que fue ahí cuando conocimos a Claudia Gurisatti y a Carlos Castaño. Hasta mi mamá creyó que era un buen tipo. Las madres de muchos amigos también.

Recuerdo que escribí en el periódico de esos de esos días un informe que recordaba todo lo que la entrevista de tv dos noches antes no contó: el listado de masacres de los castaño, el recuento de víctimas, algunas historias particulares del miedo general que impartían. Luego llegaron las amenazas al director y a mí. La amenaza contaba nuestras rutinas: dónde estudian los hijos de él, cuáles rutas tomaba yo… Al protagonista de mi artículo no le había gustado lo que había recordado en esas páginas. El titulo era, perdón por lo obvio: “De Castaño a Oscuro”. 


HOY
La televisión reemplazó hace años la conversación del final del día alrededor del comedor. Son otros tiempos y esto no es un canto a la nostalgia. Incluso le dieron al televisor el papel del cuidachicos que reemplaza a padres y nanas ¿cuántos han crecido al arrullo del tv? Igual lees o escuchas la clasificación de audiencias ¿en cuántas casas hay un “adulto responsable” que se tome el trabajo de explicarle a un niño lo que está viendo? No sólo se ha eliminado la historia como curso lectivo en los colegios sino que ahora la tv posa y pasa por docente. Una vieja frase dice “lo que no sale en televisión no existe” y es así como la ficción empieza a ser tomada como lección de historia.

Un par de semanas atrás en redes sociales como Twitter y Facebook empezó a circular la etiqueta (o hastag) #CambiemosDeCanal como primer llamado a una teleaudiencia crítica ante el estreno de Tres Caínes, la serie que recrea la historia de los paramilitares hermanos Castaño y que RCN ofrece como respuesta al Patrón del Mal de Caracol que a su vez fue respuesta a El Capo y por ahí han cruzado títulos que van desde El Cartel de los Sapos a Las Muñecas de la Mafia hasta Rosario Tijeras creando casi un género televisivo con estas series. Sobre este tema Felipe Tabares, director de Etnológica, firma de investigación y consultoría, que ha estudiado el caso dice: “La visión aleccionante de las programadoras con sus narconovelas no es más que una falacia. ¿Por qué? Aprender de nuestra historia en medio de un negocio rentable como una telenovela en horario triple A no es muy creíble, donde desde la construcción del guión tienen que hacer que el personaje central - el malo - genere identificación y emoción. La lección que, en teoría, genera la novela se demora 6 meses a un año en llegarle a alguien, mientras tanto los niños ven un hombre con poder, dinero, mujeres y unas razones muy poderosas para hacer lo que hace. Que termine perseguido y muerto después de 80 capítulos es irrelevante, la lección no será aprendida por todos como el canal presume”.

Y por razones como esta es que la campaña ciudadana que apuntó en principio a restar rating a este tipo de series amplió su foco y dedicó su esfuerzo a hablarle a las marcas y compañías que anuncian en este espacio. Que pauten, si pero #NoEn3Caínes como dice el hastag (y el grupo en FB creado con este mismo nombre: no en 3 caínes) que puede seguirse en redes y que ha generado ya un primer impacto: por la presión de este llamado de atención de parte de consumidores y televidentes la empresa de motos Auteco ha retirado ya sus comerciales de este espacio como consta en la comunicación oficial en la página de Facebook de esta empresa: "(…) Auteco retirará los comerciales de sus productos de la franja correspondiente al programa". Los mensajes de agradecimiento y felicitación para Auteco por esta posición abundan hoy en las redes sociales. Es conocido que las marcas reciben críticas negativas al asociar su nombre a personas o productos que tienen mala reputación por su comportamiento para la audiencia: de eso saben los atletas Oscar Pistorius, Tiger Woods y Lance Armstrong. Hoy estamos asistiendo al primer caso de control social a la tv colombiana por parte de la audiencia.


 MAÑANA
La flaca defensa de Gustavo Bolívar, libretista de la serie, que reafirma su ignorancia mientras ofende a la audiencia. Las cartas de asociaciones de víctimas que han sufrido de cuenta de los Castaño como ASFADDES y las voces críticas de columnistas, teleaudiencia y las decisiones tomadas por los anunciantes en el marco de la tan difundida responsabilidad social empiezan a escribir una nueva historia en cuanto al consumo de medios en nuestro país.  Las reflexiones y los aprendizajes deben hacerse igual que los debates frente a cuestiones así. Y la pertinencia de ciertos formatos si quieren excusar la sed de raiting y pauta. Memoria antes que olvido, claro. Pero no al costo de transformar en héroes a los criminales que son la pesadilla de un país.
¿Cuántos años se tomó Alemania antes de producir una memorable reflexión como “La Caída” con aquella inolvidable encarnación de Hitler?

A esta hora, después de un click, muchos están pasando del trino al hecho. 


10 comentarios:

  1. Excelente comentario, me adhiero sin contemplaciones
    wwww.octaviogomezprensa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Bien Juan, hasta que el programa acabe.

    ResponderEliminar
  3. Vos me conoces y hace poco nos volvimos a sentar en una mesa donde hablamos de lo mucho que hablamos y escuchamos tu invitación a escuchar lo poco que escuchamos. Creo, y sigo especulando, que la audiencia cada ves es más gaseosa y volátil con la oferta conforme pasa el tiempo y las redes les da bríos de participación en sus opiniones. Yo nuca he creído en el televidente pasivo. Incluso no ver un producto denota una acción racional activa. Creo, que la raíz es más profunda cuando hablamos de negar o aplaudir, pasa por el filtro de la coherencia colectiva. Un día sabemos de política internacional, y otro día damos opiniones sobre reforma agraria, y al siguiente somos expertos en meteoritos y conclaves. La opinión en general parece un Harlem Shake, nadie sabe a ciencia cierta que está haciendo pero se deja llevar. Es de aplaudir que círculos investigativos analicen esos componentes clave que podrían influir en la manera de ser o pensar de algunos movidos por la ficción del poder. Está muy bien, pero quisiera agregar, ¿no hace más apología el eco de algunos que señalan la trama que la trama misma? Por qué seguir endilgándole a la televisión las responsabilidades que no asumen las primeras instituciones ¿tan evidente resulta la derrota de nuestro sistema cultural y educativo? RCN, de manera legítima, hace lo que tiene que hacer. Es su modelo y su objeto. Imagino que sí hubiera sido una serie de humor habrían dicho que esta guerra no es un chiste. Pones como referente La Caída. Que trascenden la real y concreta tiene una ante el tamaño de la realidad del holocausto. Son contextos distintos, pero la realidad, es que aquí seguimos develando que la urgencia cultural notable es educarnos en no anticiparnos al uso y las expectativas de los televidentes. Culpar a la televisión es seguirle restando responsabilidad al Estado.
    Coda. En términos de marca y función, una empresa como Auteco, Nike o Coca Cola saben perfectamente como aumentar la percepción favorable de sus productos. Su principal argumento es el argumento obvio y el aplauso obvio de una obviedad. Ahora nadie habla de Caines o Castaños, habla de motos con corazón.

    ResponderEliminar
  4. ...Gracias Octavio, Ismael y Anónimo por pasar por aquí y dejar eco de su lectura. Me gusta joven Anónimo tu comparación de la opinión con el Harlem Sake. Creo que, como en todo, hay niveles de profundidad y liviandad: puede existir una opinión epidérmica que no produce ni es producto de un proceso de reflexión y que, en muchas ocasiones, está más vinculada a un deseo de agrado al sumarse a una corriente general (de esto ya se ha escrito mucho a la hora de analizar, por ejemplo, las redes sociales) y hay otra opinión un poco más reposada que responde menos instintivamente con un comportamiento no tan sanguíneo como la primera. De todo se ve y de todo se lee. Sea siempre bendita la comprensión de lectura. Estoy de acuerdo con muchos de los postulados que dejas aquí, muchacho anónimo, no con todos pero precisamente de eso se trata esto de respirar.
    Posdata/ Ombe, si las marcas saben cómo aumentar la percepción de favorabilidad pues que lo hagan. Aplaudo la obvia obviedad que por obvia se ha dejado de mirar.

    ResponderEliminar
  5. Eso de que la gran responsable es la educación recibida en la infancia, es cierto sólo en parte, para mi uno es lo que es, no sólo por lo que los papás o el colegio le enseñaron, sino por lo que vio, escucho, leyo y demás…. y ahí está la TV. Sino que le pregunten a Kevin Arnold.

    Esperar que las grandes soluciones al sistema (educativo, económico, político, ambiental, etc.) lo hagan "los de arriba" es muy cómodo, si es que llegase a pasar. Creo que cada ficha que cada quien pueda mover en su entorno, en lo que este a su alcance, es clave. Y las redes sociales llegaron para amplificar la voz del que nunca había podido ser escuchado. Ejemplos hay muchos. Así que al que quiera hacer algo por su cuenta, bienvenido, pero también al que se quiera sumar a la iniciativa de #noen3caines bienvenido su apoyo, porque esta causa no es de nadie, ni de quien abrió el grupo, ni de nadie en particular. Porque el objetivo es más grande que eso.

    #NOEN3CAINES

    ResponderEliminar
  6. "Esperar que las grandes soluciones al sistema (educativo, económico, político, ambiental, etc.) lo hagan "los de arriba" es muy cómodo..." dice Pink Tomate, yo le pregunto, acaso no es su deber y obligación? o es que tanto nos ha servido la construcción del discurso de algunos líderes que ahora además de pagarles debemos aplaudirles. Las manifestaciones en contra de un patrón cultural que más allá de representar soporta la ausencia de ciertos valores (los éticos, los morales o los que prefiera) hace que asumamos esa bondad y esa actitud vergonzante. Aun antes de una telenovela, los modelos del poder están a la mano para estos niños que no tienen por mayor compañía que la irradiación de la tv. Su entorno es el que ratifica y presiona su deseo de ser centro. Ese es el meollo, con otro sistema, la telvsión no pasaría de ser un anécdota, pero esta discusión me recuerda la de Clara y su hijo Emanuel,fueron más responsables ella y los medios del bullyng de su hijo, que la misma película.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, los que aplauden a Auteco son en realidad 39`999.999

    ResponderEliminar
  8. Querido Cajón Mauricio tenés toíta la razón en el número. Para claridad de los cuatro que leen este blog: creo que el que firmó como "Anónimo" anteriormente eras vos ¿cierto?

    ResponderEliminar
  9. Pues si la solución es el cambio de sistema, nos estamos moviendo en los mismos terrenos de que el problema de todo es la existencia del ser humano, y la respuesta es SI. ¿Solución al respecto? Exterminio de la especie humana.

    Mientras tanto, pues hagamos la vida de los que podamos más feliz. Porque el problema en el fondo fondo fondo, no tiene solución.

    ResponderEliminar
  10. yo, también lo leo, y me parece una buena reflexión,no mas narconovelas, es que no hay mas historias que contar en este país??. no creo. saludos.

    ResponderEliminar

DESPUÉS DE VER LA MUJER DEL ANIMAL

UNO Interior noche / Sala de cine Margarita García fue secuestrada por el primo de su cuñado. Raptada a ojos de tantos y con compli...