domingo, 21 de julio de 2013

LUZ AL FINAL DEL TÚNEL (VERDE)


 Te levantas. Vas al baño. Usas tu cepillo dental. Te bañas. Te secas. Te vistes. Sales al trabajo. Saludas. Haces lo que debes hacer. A veces vas a otro baño. Comes algo. Usas tu otro cepillo dental. Sigues laburando. No olvidas saludar ni cuando te despides. Haces alguna vuelta pendiente. Pagas tus impuestos. Vuelves a casa. A veces el día es distinto, una vez cada tantos años, y entonces vas a votar. Pero al final del día, igual que todos los días, te lavas las manos antes de irte a acostar.

Foto: Daniel Sánchez / ADN

Un día te despiertas y sientes el fin del mundo en la esquina. No es hora de seguir siendo el indiferente que se escondió entre la rutina y la costumbre. Y te sales del libreto de lo-que-se-supone-que-alguien-como-tu-debe-hacer. Siempre es hora de rectificar el camino ¿quién dijo que no? ¿acaso esto ya no se llama destino sino condena?

En Envigado un grupo de ciudadanos se unió espontáneamente por la alarma que despertó en ellos la tala de árboles de lo que se ha denominado Túnel Verde (un amplio sector de paisaje de sombra sobre la avenida fronteriza con Medellín) algunas personas llevan años en el proceso de llamar la atención por vías jurídicas, otros llegaron justo antes que comenzaran a caer los árboles. El trazado del Metroplus, reclama un nuevo carril y por eso contempla que deben desaparecer –literalmente- cientos de árboles que llevan décadas  allí, que no sólo son sombra sino hogar, que son paisajismo y pulmón, que son tradición y excepción en este desierto al que llamamos ciudad. Estos ciudadanos han ejercido el derecho de ciudadanía que muchos creen que debe dormir hasta las próximas elecciones cuando salen tantos a votar sin leer el programa que se propone y donde la diferencia entre publicidad y propaganda está en que cambian un nombre donde siempre ponen una marca.

No voy a hablar del apoyo de múltiples conceptos técnicos y académicos favorables a la ciudadanía sobre las posibilidades distintas para el recorrido del Metroplus que pueden #SalvarTunelVerde (hastag con el que se conoce el movimiento en redes sociales). No voy a hablar de los editoriales de los principales medios de comunicación de Antioquia que han hecho ver la miopía e inconveniencia de continuar con la obra tal como la contemplan hoy. No voy a hablar de la carta firmada por todos los miembros del Concejo de Medellín en pleno pidiéndole al alcalde Aníbal Gaviria -en su condición de Presidente de la Junta del Metroplus- analizar esta decisión. No voy a hablar de la Acción Popular que instalaron estos ciudadanos y que, por hoy, tiene detenida las motosierras que han enviado al suelo más árboles de los que programaron en la primera jornada de tala.  

Hablo del hecho que, desde esta esquina del área metropolitana, este movimiento que permanece activo dicta una lección al país: no recibe dinero de nadie, todos aquí aportan lo que pueden, lo que tienen y lo que saben, acamparon 17 días en los árboles para cuidarlos y mientras uno traía una manta, un vecino trajo comida y el otro linternas y aquella las pilas y estos dos unas hamacas. Hablo del ejemplo como método y argumento que es lo que se ve acá. Hablo de la diversidad como factor de unidad porque aquí he visto igual al estudiante que al jubilado, al deportista y al geek, al músico y al diseñador, al ama de casa y al niño y al pintor, al abuelo, al vecino y al que viene de lejos porque siente que aquí también tiene algo qué decir porque tiene mucho qué sentir. Hablo de esto: en un país de paros que cierran las vías como método de presión que desemboca en hospitales primero y en cementerios después por cuenta de la violencia que se respira en el aire te encuentras, bajo la sombra de este túnel verde, una propuesta de protesta distinta que apela a la calma y a la noviolencia. Que llama a la sensatez. Han salido a marchar ya un par de días y ni siquiera al hacer eso cierran esta vía. Hablo del ESMAD que ha venido a acompañar la retroexcavadora y no a defender al ciudadano que, subido a un árbol, pide paz también con lo natural. Hablo de la bandera de Colombia ondeando orgullosa en manos de este colectivo de gentes distintas que piensan que la palabra progreso puede rimar con regreso sin que eso signifique dar pasos atrás sino aprender, de verdad, a caminar. Hablo de los integrantes de un colectivo sin protagonismos ni segundas intenciones que cree en lo que otros llaman utopía y que ellos ven como realidad. Se puede ejercer ciudadanía sin el grito si encuentran oídos sinceros que los quieran escuchar.

Hay quién los acusa porque los ve defendiendo un asunto mínimo mientras hay grandes preocupaciones (que la selva de Chocó o que el Amazonas, dirán) yo pienso que no hay causa pequeña y que todo estaría mejor si aprendiéramos entre todos a cuidar la casa, sólo para comenzar. Que son de clase alta señalan otros como si fuera pecado ¿y es que los derechos sólo son privilegio exclusivo de un estrato? además es un dato incorrecto si vienes acá a hablar con ellos. Suma que la palabra “rico” es una forma de la mentira en nuestra sociedad. Hay quienes no están de acuerdo y eso está bien, pero no significa por eso que esto que están haciendo otros esté mal. Nadie aquí obliga a nadie a pensar igual. Les dirán ingenuos, por insultarlos, pero creo que allí reside también su fuerza. No se equivoquen: cuando dicen #SalvarTúnelVerde están hablando de la vida no sólo vegetal. La generación del descontento pasa del trino al hecho, sabe que la opción no es tan simple como callarse y ya. Venga el desenlace que sea para esta historia algo habrá que decir desde ya: hay gente aquí que ya no es la misma que era cuando llegó a este lugar. Y en eso gana el país y pierde la conformidad. Veo luz al final del túnel (verde).

6 comentarios:

  1. Juan Gracias.
    Se indigna uno cuando nos señalan, catalogan y generalizan. Para mi no hay grupo mas diverso que este que se ha formado con esta causa... Acá nos volvimos familia, familia que se despertó de un trance del cual pensaron sería eterno, independientemente qué lo haya hecho reaccionar, acá estamos, unido por mil motivos y así seguiremos!
    Todo empezó con 218 árboles, pero ha trascendido muchisimo, esto aparte de nuestro #TunelVerde, es el respeto a la vida y a la dignidad. Exigimos que cuenten con nosotros, queremos construir ciudad de manera colectiva. Acá no hay intereses mas puros que los nuestros(A diferencia de los que juzgan y nos han declarado una "guerra", a los que les conocemos cuáles son sus verdaderos intereses políticos y económicos y que sacarán su tajada de este esperpento de obra)
    Leo tu columna de opinión y me alegra tanto que haya gente que comprende esto! GRACIAS!!
    YO TAMBIEN VEO LUZ AL FINAL DEL TÚNEL (VERDE)
    Natalia Restrepo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Natalia por la lectura. Pero, más que por eso, gracias por el fuego que mantienen ustedes encendido: ciudadanos ejerciendo ciudadanía.

      Eliminar
  2. Excelente Columna... Agradezco a Dios cada día por cada una de las personas que conforman este grupo denominado Túnel Verde... Me hacen ver además de LUZ AL FINAL DEL TÚNEL(VERDE)Luz en la HUMANIDAD, este grupo de personas al que cada día se suman más y más personas son ejemplo de lucha por intereses comunes, que luchan por Vocación y Amor a la VIDA... le pido y oro a DIOS diariamente para que nos proteja y nos bendiga... y que nos ayude a encontrar SOLUCIÓN para conservar EL TÚNEL VERDE. MUCHAS GRACIAS A TODOS Y UN DIOS LOS BENDIGA...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Luciana. Ustedes allí con esa combinación entre resistencia y propuesta son una muestra de la esperanza que no declina, que no se inclina, que se levanta como la mirada serena que da la dignidad.

      Eliminar
  3. Gracias Juan, muy buena tu columna, no soy tan optimista viendo lo que ya hicieron este fin de semana con los árboles, sin embargo pienso que es un éxito que va más allá de salvar los árboles, este túnel verde logró conformar un grupo de personas heterogéneas que se salieron del libreto, o más bien que nos salimos del letargo de indiferencia enfermizo que caracteriza al colombiano, para ilustrar mejor lo que quiero expresar, esto fue lo que alguien cercano me dijo: "esa gente es una mano de desocupados, que estas haciendo allá, a vos que te importa eso, si ni siquiera vivis por ahí" le conteste, precisamente por eso, porque no quiero seguir siendo una colombiana como vos que mientras no le toquen su pedazo le importa un bledo el resto
    A propósito "si no somos capaces de cuidar y luchar por los árboles que hacen parte de nuestra vida cotidiana, como esperamos hacerlo por los que ni siquiera vemos?

    Adriana Gómez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Adriana por la compañía (la lectura es una de las más hermosas formas de compañía) emparento con vos en un asunto básico: lo trascendente de este movimiento no está sólo en el hecho de que los árboles del túnel verde permanezcan de pie. El asunto contundente son las raíces que se han sembrado en la forma de ser tantos ciudadanos.

      Eliminar

NEGRO HIJUEPUTA

El hombre grita, vocifera, deja salir colérico algún madrazo enojado en medio de su limpia argumentación sobre la presión que sienten...