Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

QUE GANAR UN PARTIDO NO SEA PERDER UNA VIDA

Imagen
Supongamos esto: sumas los minutos de silencio con los que empiezan de tanto en tanto los partido de fútbol. Resulta entonces atronador ese recuerdo mudo en las tribunas al compás de trompetas tristes, necesitarías tiempo suplementario si de verdad vivieras todos esos minutos de luto en un solo encuentro. Y después de que se marcharan equipos y barras aún se escucharía solitario en mitad de cancha ese llanto de la diana marcial en memoria de los que murieron bajo la excusa de un juego que debería vivirse en paz. No van a suspender el torneo de fútbol profesional. Eso está claro. No correrían el riesgo de que la Fifa los descalifique ya (casi) clasificados a un mundial. Empezarían los comentaristas deportivos a hacer las cuentas del desempleo que vendría por las canchas vacías, el impacto negativo en las ventas ambulantes afuera de los estadios, la pérdida de la lúdica y todo lo demás que también es cierto. Alguien en baja voz hablaría de lo que pierden en pauta las radios, los canales …

MEDELLÍN PROTAGONIZA UN DÍA DE PAZ

Imagen
Conocí a un hombre que, mientras hacía un (otro) documental sobre la guerra, se preguntó ¿qué debo hacer para que esta película tenga un final distinto? La respuesta que encontró fue enlistarse en un pacifista ejército imaginario que propusiera un día (sí, un día) de paz en el mundo. Un mensaje fuerte y poderoso y a la vez sencillo que ofreció por ruta un camino difícil. Su deporte personal es tocar puertas. Y sus nudillos no se cansan porque lo acompaña la insistencia de quien cree con fe en una idea. Claro, siempre será más fácil recorrer cualquier distancia si te acompaña un amigo. Así fue como buscó gente con la que había trabajado alguna vez para que los reflectores que usualmente los acompañan a ellos le ayudaran a girar el picaporte de ciertas oficinas y hacer diplomacia de alto nivel y así llevar adelante su empeño. El hombre se llama Jeremy Gilley ¿sus amigos? Jude Law, Angelina Jolie… y por esa misma vía Lenny Kravitz, Annie Lennox, y una colección de celebridades que, junt…

EL PASACINTAS DE PALA

Imagen
Pasacintas es el primer libro del cancionista colombiano Pala. Editado por el sello argentino OtroContar deja ver en 107 páginas de sonetos, versos y décimas el atrevimiento de un hombre, literal y literariamente, de palabra. Recién ha sido presentado en la Fiesta del Libro de Medellín.




A Carlos Alberto Palacio le dicen Pala. Sucede que, de pequeños, nos enfrentamos a esa época que sólo la distancia convierte en ese lugar tan amable: infancia, escuela, recreos, apodos. A él le fue bien con el apócope de su apellido. Pero fue casi un anuncio: yo creo que le llaman Pala, no por Palacio, sino por Palabra. Las palabras lo habitan. Las lleva tatuadas en la piel, incluso. De las palabras puedo decir que  él respira el aire que más alegría le da -claro, Pala dirá que su Simoneta, Piedad, es la que más motivos le da de felicidad) pero yo me arriesgo a apostar por las palabras porque este músico que es capaz de ambientes íntimos y melodías memorables nacidas en su guitarra ha cultivado en las …

UNA COLECCIÓN DE PREGUNTAS

Imagen
¿Por qué decidieron que el progreso vendría en locomotoras en un país sin rieles? ¿Cuándo decir campesino o montañero empezó a ser un insulto y no un halago? ¿Quién nos condenó a que siempre nos falten cinco centavitos para el peso? ¿Cuándo fue que a alguien le pareció sensato eso de que el vivo vive del bobo?¿Quién nos consagró al sangrado corazón y tiñó de sangre tierra y bandera?¿Por qué insisten en salvar bancos antes que personas? ¿Por qué, si mañana va a llover, nunca estamos preparados para el invierno? ¿Desde cuándo nos define más el olvido que la historia?
¿Cuántas noches caben adentro de una canción? ¿Cómo eres capaz de levantarte de la cama en medio de las noticias con las que la radio te recibe cada día? ¿Dónde estabas tu cuando Lucho Herrera pedaleaba con la cara cubierta de sangre, dignidad y gloria? ¿Recuerdas a Lucho Herrera? ¿Cuándo decidiste no aprenderte ningún número telefónico y delegarle todo a la simcard? ¿Cuántas capitales de los departamentos de Colombia pue…

PIEDRA, PAPEL, TIJERA

Imagen
El peso de las palabras que se pronuncian se siente en el aire que respiras. Hay palabras que hacen todo más liviano, de amor han de ser, porque aclaran incluso los días más oscuros. Hay también palabras graves que traen anuncios que son toneladas en tu espalda y te roban la sonrisa, noticias de enfermedades y tristezas, por ejemplo. Hay palabras que concilian y levantan puentes, son pertinentes. Hay palabras que traen luz como las de la ciencia y la poesía y hay otras que dibujan un abismo, como las amenazas, por supuesto.
PRIMERA PALABRA La mejor respuesta a una diatriba bien vendría siendo otra argumentada diatriba o incluso un elocuente silencio. Hablo aquí de lo que ha sucedido hace poco con el cronista Alberto Salcedo Ramos (un hombre necesario a la hora de entender el significado de esta otra palabra: Colombia) quien escribió por encargo de la revista Soho su “Diatriba contra Silvestre Dangond” en una habitual sección de esa publicación en la que se apela a la ironía, a la sát…

USTED TAMBIÉN ES AGRODESCENDIENTE

Imagen
Un país con dos alocuciones presidenciales matutinas consecutivas es un país que está jodido. Muy jodido. Y no es que nadie esté esperando que una palabra lo cambie todo pero si alguna frase y una decisión que ilumine el camino. La semana que acaba de vivir Colombia ha sido generosa con los periodistas que necesitan llenar de noticias sus páginas y, a la vez, ha sido egoísta con la esperanza que es el pan necesario de un pueblo. Hemos vivido horas oscuras que son la consecuencia de años y años debilitando esa lámpara y despensa que es el campo. Y todo esto también es terreno fértil para recordar tantos descontentos. Vives en un hogar en llamas al que llamas país.
Primera lección: no subestimes un problema fingiendo además que no existe. El poder de detonación de un presidente que dice peyorativamente “el tal paro agrario no existe” desemboca en un estallido inocultable que reafirma la existencia del problema y exige soluciones con urgencia.
Cuando hablas del asunto campesino estás habla…