domingo, 22 de septiembre de 2013

MEDELLÍN PROTAGONIZA UN DÍA DE PAZ



Conocí a un hombre que, mientras hacía un (otro) documental sobre la guerra, se preguntó ¿qué debo hacer para que esta película tenga un final distinto? La respuesta que encontró fue enlistarse en un pacifista ejército imaginario que propusiera un día (sí, un día) de paz en el mundo. Un mensaje fuerte y poderoso y a la vez sencillo que ofreció por ruta un camino difícil. Su deporte personal es tocar puertas. Y sus nudillos no se cansan porque lo acompaña la insistencia de quien cree con fe en una idea. Claro, siempre será más fácil recorrer cualquier distancia si te acompaña un amigo. Así fue como buscó gente con la que había trabajado alguna vez para que los reflectores que usualmente los acompañan a ellos le ayudaran a girar el picaporte de ciertas oficinas y hacer diplomacia de alto nivel y así llevar adelante su empeño. El hombre se llama Jeremy Gilley ¿sus amigos? Jude Law, Angelina Jolie… y por esa misma vía Lenny Kravitz, Annie Lennox, y una colección de celebridades que, juntas, ayudan y representan lo que Jeremy consiguió en 2001: la declaración del día mundial de la paz por parte de la ONU.

Caminé con Jeremy las calles de la comuna 8 en Medellín. El hombre es un huracán ambulante. Vi en sus ojos la pasión del que no abandona la utopía porque encuentra herramientas reales para ganar las batallas que otros dan por perdidas. Pasamos juntos aquellas fronteras que la tragedia ha marcado entre algunos barrios que van de La Sierra a Caicedo, nos acompañaban niños que se multiplicaban en las esquinas. Por ellos, por esos niños, entiende uno fácilmente porque no se cansa este trotamundos.
Jeremy Gilley hizo un compromiso con Medellín en aquellos días y por eso el 21 de septiembre —ayer no más— la ciudad fue protagonista del día de la paz porque bajo tantos dolores la esperanza tiene tanto por decir. Porque el amor no debe callar. Sucede que Peace One Day se celebra en 197 países. Sucede que una veintena fueron escogidos para participar en la transmisión global vía youtube en que se mostraron en directo durante 24 horas los testimonios de un mundo que busca la paz como derecho fundamental. ¿Con quién quieres hacer las paces? fue la pregunta recorrió Australia, China, Japón, Rusia, Irak, Siria, Holanda, Sudáfrica, El Congo, Israel y Palestina, Inglaterra, México, El Salvador, Brasil Estados Unidos…  una pregunta que resuena también hoy, el día después del día de la paz. Conversaciones y conciertos con un mensaje común en distintos acentos. Piedad Bonnett nos habló de las paces en la intimidad, Jeihhco de la paz en el barrio y Aníbal Gaviria de la búsqueda de la paz al gobernar. Jesús Abad Colorado y Natalia Orozco conversaron sobre el periodismo de guerra como forma de buscar la paz. El curado Juan Gaviria compartió la forma en que el arte cura mientras el escritor Sergio Ramírez abordó la historia de guerra y paz en Nicaragua y la activista Toto Pérez contó cómo abordó el Peace Boat que recorre los mares del mundo con su mensaje y acción de paz. Aquí la música vino de México, Costa Rica, España, Perú, Uruguay y distintos lugares del país: Xoel López, Omar Camino, Rialengo, Álvaro Abitia, César López, Alejo García, Andrés Correa, Solo Valencia fueron precioso batallón de cancionistas para cerrar la transmisión global.
Jóvenes de Medellín cosieron con prendas conseguidas por toda la ciudad una (nueva) bandera de paz de nueve metros. Iglesias cristianas caminaron para encontrarse y compartir el pan, practicantes del yoga hicieron una hermosa e inmensa sesión grupal de meditación, Telemedellín dedicó el día a ser el canal de la paz y tantas iniciativas más rimaron en esta manifestación que es otra forma de manifestar inconformidad y deseo de cambiar los titulares de nuestra realidad. La mejor protesta es una buena propuesta.
Algo está sucediendo en mi ciudad. Se escribe con una tinta distinta que no escandaliza y por eso, tal vez, hay muchos que todavía no han percibido que la vida ha encontrado en los actos y gestos de muchos ciudadanos una (nueva) forma de respirar. No se niegan los problemas, se afrontan. Pero desde el lugar en el que cada uno está. Medellín el 21 de septiembre de 2013 fue protagonista de un día de paz. El calendario necesita más días así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CERATI, GRACIAS POR VENIR

El mensaje de María del Rosario decía “¿Murió Cerati?” quise creer que era una de esas veces (otra vez) en que alguien mata con rumores...