domingo, 16 de noviembre de 2014

DÉJAME DECIRTE QUÉ ESTÁ PASANDO


1
Entonces sucedió aquello que atentó contra la dignidad de tantos, incluso sin que lo notaran, cuando alguien que no conocimos decidió que una bonita forma de instalar una bomba de deshonra que devore a los demás con sus esquirlas era convertir un gentilicio en insulto. ¿Recuerdas cuando tu madre decía que el problema era “el tonito”? así fue que en voz de algunos decir “colombiano” se convirtió en un juicio pesado porque invocaba lo peor que hemos vivido como si fuera un único lado: “México se colombianizó” dijeron, para decir que ellos estaban jodidos y que el narcotráfico les marcó los días. Frase fácil para ofender al tiempo a unos y otros como si una nación fuera un mal verbo. Colombia es más que drogas ilícitas y tragedia, eso no tengo que explicarlo. Pues eso mismos esa frase no es cierta aunque algunos horrores se parezcan tanto. Ojalá y Colombia se mexicanizara, pienso, en el sentido de la expresión pública de la conciencia ciudadana y el repudio general de un pueblo que ante el desgarramiento por los 43 desaparecidos en Ayotzinapa dice hoy No Más a una situación en la que el sueño cada vez se hace más difícil porque te despiertas en mitad de la pesadilla: la peor cara de la corrupción es la máscara del terrorismo. Cuando en una sociedad se hacen cómplices los criminales con miembros del gobierno y de las fuerzas armadas pocos lugares quedan para la confianza. Esa historia, lo sabes, también la conocemos acá.

México lindo y querido, cantaba Jorge Negrete.
Colombia tierra querida, nos enseñó Lucho Bermúdez.

La diferencia está en el hartazgo. En el paisaje de un país de un país descontento. Tengo los mismos átomos en común con las madres de Soacha que con las familias en Ayotzinapa, me duele lo que pasa allí y eso no excluye que me preocupe y ocupe de la sangre nuestra derramada cada día. En México tienen sabido que en cualquier lugar que se reúnan les hacen falta 43 personas para estar completos. ¿Aquí cuántos? ¿Aquí cuándo?

2
No olvido la lluvia, dios está en sus gotas. Por estos días Medellín se inunda con cada brisa fuerte. Parece que una tormenta tropical se ha mudado a vivir cada semana a este valle entre montañas, ya no sabes bien si esto es cambio climático o clima cambiático. A este lado todo es helado. El calentamiento global es enfriamiento local. No hay oficio más inexacto para el ciudadano de a pie que el pronóstico del clima para mañana, puedes arriesgarte a acertar más fácil al especular en cuáles puntos de la ciudad se detendrá la movilidad.

No solo llora el cielo cuando llueve por aquí.



3
Noviembre es el mes en que aflora otro deporte nacional: reírse de las reinas de belleza. Ahí se les ve a estos deportistas de alta competencia frente al televisor o la pantalla del computador esperando el próximo desliz y la caída, que el tacón se les rompa en mitad de una respuesta que les otorgue por unos momentos un aire de superioridad intelectual de la que puedan presumir con memes, videos virales y chistes fáciles. Esta vez la señorita Huila y su repuesta sobre Mandela le han dado de comer a los críticos de ocasión que no están pensando en las modalidades cada vez más torpes que usan las preguntadoras –no sé si periodistas- para sus creativos interrogatorios de cultura general ¿recuerda usted que la candidata tenía que mover las caderas al compas de la respuesta de selección múltiple? La pregunta, dirás, fue fácil. La respuesta fue tonta. Y yo haciendo ula-ula y contestando al mismo tiempo me equivoco con la tabla del 2.

4
#AquíLaIndignaciónNosDuraLoMismoQueElTrendingTopicDeUnHastag

5
No digas luego que no hay cine para ir a ver: Interestelar es un viaje a las estrellas para llegar al fondo de un corazón. La única materia que no contiene la matemática es el amor, raíz –cúbica o cuadrada- de nuestra perfecta imperfección. Eso es lo que cuenta Christopher Nolan en su épica película sobre el fin del mundo y el comienzo de una nueva era. No digas luego que no hay cine para ir a ver: Relatos Salvajes son la constatación este año de que el talento no siempre debe proyectarse subtitulado. Las historias acerca de la tenue línea entre la cordura y la ira en situaciones límite. La narración del joven director Damián Szifron en sus seis cortos constituye una (otra) obra maestra del cine latinoamericano, aunque el apellido sobra: es una obra maestra del cine. Punto. O bueno, fade a negro.

6
El ser humano acaba de dar un paso tan grande como lo fue la llegada del hombre a la luna. El hombre ha escuchado un sonido desconocido para cualquiera en la historia de este planeta: el canto de un cometa. Qué hermoso es el misterio. Qué precioso llamar Rosetta a este instante en que una piedra, como aquella primera Rosetta, puede ser la llave que abra la puerta de una nueva historia.

7
Que la memoria nos acompañe, que el olvido no se quede a vivir entre nosotros. Acaban de conmemorarse 29 años de una página de historia nuestra que fue escrita con sangre, impotencia y tristeza. Fue en 1985. Casi en una misma semana fue el Palacio de Justicia y después Armero. Casi en una misma semana vi envejecer cien años un presidente que luego se convirtió en silencio.

8
Quiero decir tres cosas al final de estas líneas:
Uno: En Colombia la justicia entra en paro, la injusticia no.
Dos: “El vivo vive del bobo” y otras frases así mantienen enfermo a este país.
Tres: Macondo es un lugar muy real donde algunas gentes se inventan a diario un lugar llamado Colombia.


Adrift, pintura de Jeremy Geddes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

HOW TO STEAL A DAUGHTER AND DESTROY THE MOTHER IN THE ATTEMPT

By: Juan Mosquera Restrepo Translation: Talia Sawers She is five months old and wakes up at night looking for her mother. She is five...