Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

CRUZ Y FICCIÓN

Imagen
Ya conoces la secuencia: un hombre vestido de naranja, rodillas en tierra, dice frente a la cámara las palabras que le han ordenado pronunciar. A sus espaldas el verdugo presta guardia mientras anuncia la ejecución que sucederá en 72 horas si el gobierno del país que representa la víctima no cede ante las exigencias del delirante grupo extremista. Ya conoces la consecuencia: al primer video le sigue un segundo video en que el inocente sentenciado a morir culpa al presidente de su nación porque sus actos —por acción u omisión— han obligado al verdugo a cumplir su amenaza, luego un cuchillo al cuello, la tortura rebanando vida. Luego la dantesca imagen del cuerpo decapitado con la cabeza sobre el pecho (o espalda, no sé ni quiero mirar) y la amenaza del verdugo de que las muertes seguirán. Una escalofriante película que siempre queda en “continuará…” ¿Recuerdas los rostros de James Foley, Steven Sotloff, David Haines…?
¿Has visto a los japoneses Kenji Goto y Haruna Yukawa?
A esta hora de l…

EL DERECHO A MATAR

Imagen
Escuchas el sonido del tecleo frente al computador. Luego un silencio. Luego gritos. Luego una ráfaga de disparos en la sala de redacción. Luego escuchas un silencio más espeso. Escuchas luego, casi imperceptible, cómo caen lágrimas por las mejillas de los sobrevivientes. Días después escuchas los pasos de más de dos millones de personas por las calles de Paris. Escuchas que cantan la Marsellesa. Es que ellos se burlaban de dios. No respetaban siquiera la religión. Yo no estoy de acuerdo con que los maten, claro, pero… Escuchas una voz ahogada que no se entiende. Hay poca luz en la calle y la nomenclatura de esa esquina, para algunos, dice Peligro. Escuchas un ruido extraño, luego una súplica “lléveselo todo pero no me mate”. Luego un forcejeo y onomatopeyas. Escuchas luego el sonido sordo de un cuerpo que cae de bruces contra el piso y los pasos de alguien que se aleja corriendo. Es que él ofreció resistencia. Cómo se pone a pelear con un tipo armado. ¿Qué andaba haciendo por allá a esa…

dos mil quince

Imagen
Los calendarios comienzan. También algunas desgracias. Arde París. Distritos en pánico se encierran en sus casas bajo llave e intentan dormir mientras despierta el temor a los desconocidos. El mundo mira, el Terror le devuelve la mirada. Los calendarios comienzan. También algunas promesas. Por ahí caminan juntos la que dijo que la dieta le quitará los kilos de más y el que el gimnasio solo lo dejará con algunos pesos de menos. Está por estrenarse la lista de promesas de este-año-si que tendrá finales conocidos. Sin embargo lo vuelves a intentar. Los calendarios comienzan y la diferencia entre el año que se fue y el que llegó es que todo está un poco más caro, un muchísimo más inalcanzable para muchos, algunos dígitos más altos en el costo de vida son la raíz de una grieta que, tantas veces, es una herida. El sol es el mismo. El orden de los días va igual. Las horas sucederán en idéntica procesión hoy igual que ayer. El minuto quince vendrá luego del catorce y el reloj dirá —otra vez— que …

DE ESTO ES CAPAZ EL HOMBRE

Imagen
Construir una bomba que destroza todo lo construido. Secuestrar un hombre y enterrarlo en vida durante meses en una prisión en la que cuesta respirar o contener esfínteres y liberarlo solo si se paga una millonaria recompensa. Quitarle su pasaporte a una mujer en un país extraño en el que el único idioma que entiende es el de los jadeos y el llanto mientras cada mañana se despierta como esclava en tiempos en que a esto lo llaman trata de blancas. Y sus días son oscuros. Forzar a unos niños a pasar los días en harapos inspirando lástima para conseguir unas monedas que luego les quitan mientras les pagan con golpes y hambre por vivir a la intemperie sin conocer qué es jugar, qué es infancia. Dispararle en la calle a un inocente desconocido solo para probar valor y ver de cerca qué tan rojo es el rojo sangre. De esto es capaz el hombre. Cuando digo hombre, estoy diciendo ser humano. Siembra fronteras entre lugares unidos por historia y geografía. Prefiere la resta a la suma en la matemátic…

PUNTOS SUSPENSIVOS

Imagen
…Escribir. Por necedad o necesidad. Escribir con la urgencia más apremiante que te acerca y te aleja de la gente. Escribir como único verbo que invita a la acción, como primera y última devoción. Escribir porque entre el latido y los dedos reconoces la obligación de la misma manera que el silencio también está en la voz. Escribir con sed y bajo el sol, también a la sombra del árbol mayor. Escribir con la certeza de ser parte de tu propia conspiración. Escribir como única religión. Escribir con odio. Escribir por amor. Escribir con la prisa a favor y también con la pausa por timón. Escribir para tejer telarañas que rompe el viento después. Escribir para recordar que somos olvido y tal vez. Escribir para encontrar la mirada perdida. Escribir porque es una cita. Escribir porque es el encuentro con uno mismo y también con el abismo. Escribir una lágrima para leer una sonrisa. Escribir a primera vista. Escribir desde la oscuridad del ciego para encontrar luz en mis manos…