martes, 19 de mayo de 2015

SALGAR, ESTE DOLOR



(Foto: Fabio Palacio, desde Salgar / La Pluma)

Cada minuto que pasa el panorama se desnuda más triste y peor. Al primer reporte de 9 muertos le siguió uno de una veintena y ya va arriba de 33 la cifra de muertos y decenas de heridos y desaparecidos. Y lo que sube no son números simples sino vidas perdidas, rotas, un corregimiento desaparecido dice la alcaldesa al anunciar que La Margarita ya no existe más. La creciente de La Liboriana sólo puede compararse con el río de lágrimas que ha dejado a su paso. No es hora de políticos viajando a tomarse fotos para posar de solidarios cuando lo único útil son las brigadas de socorro. Es buena oportunidad para no ser oportunistas, digo. Es hora de ayuda real porque luego de la tragedia primera siempre empieza la tragedia de los sobrevivientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PIEDRAS QUE HABLAN

Conocí el mar a oídas. Alguien fue hasta un lugar que no sé cuál fue, con playa y palmeras, y trajo de allí algunas historias y conch...