miércoles, 6 de enero de 2016

LOS SERES DE LA NOCHE SON ETERNOS



Adentro de esta caja cinco discos. Y un accidente estúpido de un carro contra un muro y la muerte de un buen muchacho. Mana no debió irse así. Adentro de esta caja la inteligente sonrisa de María Inés Vélez. Adentro de esta caja Tato Lopera tiene el pelo largo y corto y rojo y negro y rubio y Elvis tiene lentes azules y transparentes y no tiene lentes y Ricky camina, adentro de esta caja, hacia el frente del escenario a tomar la voz mientras canta Opulencia por primera vez. Adentro de esta caja vive un concierto en Casa Verde que esperaba cientos y llegaron miles y otro más en que Juanes fue el cuarto alterado tocando la guitarra en un recital acompañados por Information Society. Adentro de esta caja también la memoria de la noche con Coldplay y el coro de gentes llamándolos a regresar en Rock al Parque y celebrando su presencia en Altavoz y en el Vive Latino. El aroma de las noches en New York, New York, Selva, Cero Treinta, El Balcón, El Pub, Bodega, Barnaby Jones y La Paila Mocha. Adentro de esta caja negra Camilo Zuleta y Heneas y Fede Goez y El Amarillo. Tantos nombres, tantas vidas, tanto talento que hace parte de una historia que es suya y nuestra adentro de esta caja que guarda las noches de terror y resistencia de Medellín y también los amaneceres de esperanza y romance de esta y tantas ciudades más. Aquí están Piña y Natalia Valencia y algunos surcos antes Federico López aún es Habichuela y Víctor García es Bender y Juan Fernando Ospina y Simón Brand buscan el encuadre exacto. Y Wolf proyecta sus imágenes en la pantalla y adentro de nuestra cabeza. Claro está adentro conviven todos los nombres que, en 25 años, han hecho parte de su formación y de su staff. Adentro de esta caja Deisy Fuentes presenta El Velo debutando en Mtv mientras Youtube estrena Inventándome.

Este box set no es una caja de Pandora.
Es la certeza y la memoria y también la ilusión y el presagio.

Recuerdo a Gustavo Cerati diciendo que la única referencia que tenía de rock colombiano era Estados Alterados. Y es que les correspondió el noble y difícil oficio de abrir puertas para ellos y los demás. Los adelantados teclados de Gabriel Lopera y la inconfundible voz de Fernando Sierra nos dijeron Muévete y toda una generación siguió el consejo: bailamos con rabia sobre nuestro dolor y culpas, bailamos sin pudor el amor furtivo, bailamos música electrónica en el país de la cumbia. Hay algo no dicho que siempre estuvo y está presente en Estados Alterados desde su primera canción: no tengas miedo de ser distinto.  Aquí están presentes la historia y la anécdota, como la noche aquella en que luego de cantar selfish se sube un tipo a quitarle el micrófono a Elvis para gritar(nos) “cantá en español hijueputa” singing in spanish, motherfucker debió decir. Porque a excepción de esa canción todo el repertorio siempre ha sido en este idioma en que nos enseñaron a decir vos. Hay en ese hecho, que la música nacida de circuitos integrados hable español, un mérito enorme por el que este grupo vaya donde vaya llevará por apellido esta palabra: precursor.

Adentro de esta caja hay kilómetros de ruta y millas de viaje entre un fin de semana y otro. Aquí está el ruido blanco que viene después del concierto. Y hay ciudades y pasaportes y hay  públicos distintos y acentos diferentes. 25 años bien contados, bien cantados, que también fueron años de silencio y ausencia, de ruptura y regreso.

Cuando estoy hablando de esta caja negra hablo del box set Colección 5/25 en el que Estados Alterados reúne sus cinco discos publicados a la fecha, 60 canciones, en 25 celebrados años de existencia, pero no sólo hay canciones allí: esta es la biografía de una generación, de varias generaciones, que hemos conquistado a pulso el derecho a respirar.

En diciembre pasado quise darme un regalo. Fui al Museo de Arte Moderno a preguntar por esta caja. La compré. Es una cajita feliz para mi. No sólo por lo que ya he dicho líneas arriba y que me emparenta con los protagonista de esta historia sino por todo lo que he vivido a la luz -y quizás, a la sombra- de esta banda sonora en que he visto amigos llegar y partir, amores nacer y morir, días que empiezan y madrugadas que dicen fin…

Adentro de esta caja habita una verdad vestida en elegantes texturas electrónicas: los seres de la noche son eternos.


@lluevelove


No hay comentarios:

Publicar un comentario

DESPUÉS DE VER LA MUJER DEL ANIMAL

UNO Interior noche / Sala de cine Margarita García fue secuestrada por el primo de su cuñado. Raptada a ojos de tantos y con compli...