jueves, 18 de febrero de 2016

FICCIÓN


Renuncia un cliente de una red de prostitución.
Renuncia una de las cabezas de una red de prostitución.
Renuncia la denunciante de una red de prostitución.

La red de prostitución, y otros delitos, siguen ahí. 
El crimen no renuncia.

Esto es ficción, por supuesto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA ÚLTIMA NOCHE EN LA TIERRA

La mañana después no habían cucarachas en el cuarto, ni kafkas en los espejos. Todas las canciones estaban escritas en una escala que s...