jueves, 18 de febrero de 2016

FICCIÓN


Renuncia un cliente de una red de prostitución.
Renuncia una de las cabezas de una red de prostitución.
Renuncia la denunciante de una red de prostitución.

La red de prostitución, y otros delitos, siguen ahí. 
El crimen no renuncia.

Esto es ficción, por supuesto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

PIEDRAS QUE HABLAN

Conocí el mar a oídas. Alguien fue hasta un lugar que no sé cuál fue, con playa y palmeras, y trajo de allí algunas historias y conch...