jueves, 15 de junio de 2017

CÓMO ROBARSE UNA HIJA Y DESTROZAR A LA MADRE EN EL INTENTO



Tiene cinco meses y despierta en la noche buscando a su madre. Tiene cinco meses y en mitad de la tarde llora desconsolada porque necesita el abrazo de su madre. Tiene cinco meses y en las mañanas extraña a su madre ¿Quién contesta? una abuela que sólo puede decir "she is not here" cuando la verdad es que a la bebé la arrebataron y la esconden. Tan parecido a la palabra secuestro. Ella está en un país extraño. La bebé se llama Emma, la madre Nathalie y este drama tiene nombres y apellidos: Charles Lincoln Abott III y Melanie, padre y abuela paterna de Emma, han separado a la bebé y la retienen con falsas acusaciones contra Nathalie con la única intención de quitarle la custodia.

Quieren robarle a su hija. 


La pequeña Emma hoy tiene cinco meses.


Emma nació en Medellín el 19 de enero de este año en la Clínica El Prado. Es colombiana. Aunque su padre es estadounidense aún no se han hecho los trámites para acceder a la nacionalidad norteamericana y obtenerla puede tardar seis meses más. A ese estatus aspiran Charles y Melanie para hacer imposible que Nathalie recupere a Emma: tener de su lado a la justicia de ese país y agotar a la madre en su condición de inmigrante provisional.

Nathalie Milfort Blandón es colombiana, historiadora, trabajó en el Ministerio de Cultura.
Charles Lincoln Abott III es estadounidense, abogado, su trabajo implica viajes constantes.


*

Nathalie y Charles fueron novios. Luego vino un embarazo, al recibir la noticia Charles reaccionó diciéndole a ella que podía abortar, que él no estaba seguro si quería ser padre. Ella siguió adelante; sí quería ser madre. Al quinto mes de gestación se casaron en Estados Unidos, viajaron a Colombia, repitieron el rito y dieron a luz a Emma. La familia Milfort ha sido compañía fundamental cada día en que Nathalie ha sido todo lo que una madre puede ser para su hija. Amor de abuelos y tíos ha sido abrazo constante para Emma.

El 15 de abril viajaron a Washington con pasaporte provisional para la bebé. El esposo prometió estabilidad y protección, ella creyó la promesa. Vivir ahí se convirtió en un aislamiento insospechado: la ausencia reiterada de Charles, sólo una amiga en la ciudad, el inglés en nivel básico y una suegra convenciéndola de que su tristeza era depresión post parto terminaron por boicotear algo más que el ambiente a la par que empezaron a suceder pequeños gestos que solo con la distancia de las consecuencias toma forma como si un plan tuvieran con antelación: Melanie se llevó a su casa, de a poco, muchas pertenencias de la niña y copió fielmente -como en una película de Alfred Hitchcock- la habitación de Emma con idénticos muebles en idéntico lugar y decoración duplicada. El humor de Charles cambió y empezó a buscar peleas donde no había. Todo detonó cuando Nathalie dijo que quería volver a Colombia por un tiempo a cerrar asuntos laborales y respirar un aire afectuoso antes de volver a encarar el american way of life. 

Sucedieron dos episodios claramente manipulados por el padre que, encerrado en su cuarto, llamaba a la policía a denunciar que su esposa quería matarlos a él y a su hija. La policía iba a su casa y no había asomo de agresividad en Nathalie y pronto entendían que no había peligro. Pero se fueron cada vez con la explicación legal del abogado y con una insuficiente versión en el inglés que ella mal domina. Así Charles fue creando el precedente para exigir luego, en una desconcertante reunión que pidió la familia de Nathalie vía skype desde Colombia, la entrada de la policía que llegó ante los ojos de sus hermanos impotentes ante lo que veían por la cámara del computador como se llevaban a Emma. Supuestamente Nathalie, mujer inestable según su esposo, podía atentar contra su hija. Así se la llevaron padre y abuela y durante más de dos semanas no permitieron que Nathalie pudiera siquiera ver a Emma. Mucho menos alimentarla o acariciarla, por supuesto.

El pasaporte de Emma desapareció de casa. Charles se lo llevó sin aviso. Y lo tiene retenido. 


Una imagen por revivir.
La voz de la embajada colombiana en Washington se ha limitado a recomendarle que consiga un abogado y que actúe con celeridad mientas la única nacionalidad de la bebé sea la nuestra. Difícil para Nathalie que debe buscar como sostenerse ahora que Charles va vía a ser ex esposo, ella está impedida legalmente para trabajar y los costes privados de asesoría legal son altísimos. ¿Una hora? cientos de dólares. Y de dolores. Su familia ha decidido hacer público el caso en búsqueda de solidaridad de la opinión pública, de una compañía más cercana y efectiva del cuerpo diplomático para recuperar a Emma -no olvidar: niña colombiana de cinco meses que permanece retenida por el padre norteamericano- y hacer visible una situación que ha sucedido antes en contra de mujeres colombianas y sus hijos en países ajenos por parte de parejas -como esta- que abusan del hecho de saberlas lejos de casa.

Escribo esto porque conozco de cerca lo que aquí cuento. Todas estas palabras tienen documentos que las sustentan, testigos que las respaldan y porque es una verdad que reclama justicia.

Emma tiene derecho a su mamá.
Nathalie tiene derecho a su hija.
La voz de muchos puede ayudar a detener esta injusticia y ser compañía real para ambas.
Nathalie y Emma merecen, necesitan, estar juntas de nuevo. 


Juan Mosquera Restrepo
@lluevelove


Ayudemos a que esta sonrisa regrese a casa.

  ___________________________________________________________

IMPORTANTE
Red de apoyo:
Aquí puede aportar en la campaña de fondos para gastos legales:

Información:
Campaña Ayudemos a reunir a Emma y Nathalie de nuevo:

Contacto en Colombia:
Max Milfort 3006105795 / maxmilfort@hotmail.com

15 comentarios:

  1. Es importante que el gobierno Colombiano en cabeza del embajador en USA se apersone del caso y haga la gestion legal para que el reencuentro de Natalie y Emma sea pronto y que los culpables que actuan con dolo sean castigados por las leyes de USA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá si se conoce organizaciones de abogados allá que puedan ayudarle, contactos en medios acá en Colombia se muestre este caso para poder ayudar esta chica.

      Eliminar
  2. Por favor es sumamente importante que el Gobierno colombiano gestione y ayuda de manera urgente a Nathalie y Emma para que puedan estar juntas de nuevo

    ResponderEliminar
  3. Ella puede contactar al United Way local para pedir un lugar donde quedarse- un shelter- además ellos pueden ayudarla con un abogado de inmigración gratuito que la ayude a contrademandar y en caso de ser llevada a declarar pedir un intérprete. Al estar casada con un ciudadano americano puede pedir un asilo por maltrato. Tiene que averiguar con sus autoridades locales, united way o centro de prevención para la violencia local. Será difícil que la embajada Colombiana pueda ayudarla por jurisdicción.

    ResponderEliminar
  4. Ella puede ir al Nationa council of la raza en Washington ellos la van a ayudar. Tiene que ir a las cadenas de televisión hispanas como Telemundo y Univision solo haciendo esto un asunto público a nivel nacional ella va a lograr que el gobierno de los dos paises hagan algo

    ResponderEliminar
  5. Depronto puedan buscar ayuda en telemundo Atlanta, ellos ayudan a los latinos.

    ResponderEliminar
  6. Apoyo económico y apoyo espiritual para ti Natalie y Emma. Pronto estarán juntas. El poder de los medios y el poder de la oración, todos y todo contigo.

    ResponderEliminar
  7. Me paso algo muy similar y desafortunadamente las embajada y consulados no ayudan en nada. mi lucha tardó 10 años y hoy mi hija está conmigo...toda mi buena energía para Nathalie y que no pierda la fe. A veces tarda pero llega. Tiene que hacer una denuncia por secuestro parental según el convenio de la haya. La bebé es colombiana y esta en un país que nones el suyo..

    ResponderEliminar
  8. Nathalie fue mi alumna en la U. Nacional... no puedo creer que le esté pasando esto. Tengo una bebé y no imagino el dolor de ser separadas... Bendiciones para ambas... Que llegue el equilibrio y la justicia, para que puedan estar juntas otra vez y nunca más separarse.

    ResponderEliminar
  9. http://www.nylegalpro.com/lawyer/5146782/charles-lincoln-abbott-iii

    ResponderEliminar
  10. Lo más paradójico de todo es que el tipo trabajo en el "Center for Reproductives Rights", segun constata su página laboral.

    Acá pongo su link, creo que la presión en las redes sociales a la universidad donde estudio, o su lugar de trabajo en algo puede servir... quizá me equivoque, pero es mucha la frustración en casos como el de Nathalie, no es el primero que conozco. Una señora mexicana anda en las misma, el tipo la golpeaba y le quitó a sus hijos, él también es abogado y eso le da otra posición más de poder, ademas de su ciudadaninia y su género.

    El caso de esta señora llegó incluso a la CIDH y continua la lucha legal.

    Link: https://www.reproductiverights.org/
    La universidad en la que estudio: American University Washington D.C. College of Law

    ResponderEliminar
  11. Maria Jose Fletcher: (786)525-9178 abogada de la Fundacion VidaLegal, Nicole Aldubayan: (786)372-5390. Paralegal que trabaja con ella. Ellas pueden ayudarte.

    ResponderEliminar
  12. Si la embajada no hace nada, bienestar familiar y la cancilleria no pueden ejercer presión a la embajada? Que papel tan pobre el de la diplomacia colombiana.

    ResponderEliminar
  13. hace 15 dias vi el caso de una colombiana que esta en el mismo trance pero con un argentno que quiere quitarle la hija, este señor abogado alega el pacto de la haya y un punto muy importante que s la priemra nacionalidad de la niña por ello dice que debe ser repatraida, este caso esta en la corte suprema seria bueno que localizaran al magstrado que lo tiena a cargo

    ResponderEliminar
  14. Dios loe de mucha fortaleza y sabiduría para saber como actuar. No permitamos que desfallezca, la niña es Colombiana, es nuestra

    ResponderEliminar

PIEDRAS QUE HABLAN

Conocí el mar a oídas. Alguien fue hasta un lugar que no sé cuál fue, con playa y palmeras, y trajo de allí algunas historias y conch...