sábado, 9 de diciembre de 2017

ALGUNOS DISCOS QUE ME GUSTARON ESTE AÑO



Joaquín Sabina publicó un testamentario disco que asusta porque ruegas de inmediato que no resulte premonitorio. Hace el balance que un hombre anciano puede hacer a la altura de sus días y gana la apuesta. El disco además entra a la lista de lo mejor que ha hecho en su vida. Lo niego todo, es un álbum que respira rock y poesía. Björk dejó atrás la melancolía del rompimiento expresada en su disco anterior y regresa con un álbum brillante y vibrante: Utopia. Qué bien se siente vivir en el mismo instante que una artista como ella está en plenas facultades de su creación y define su época. Juanes, en contravía con un mundo de singles y brevedades, presentó un álbum visual y conceptual que asume riesgos que nadie le estaba pidiendo tomar ¿el resultado? Mis planes son amarte es el único título en idioma distinto al inglés en la lista de los discos del año para la revista norteamericana Rolling Stone. Su debut como productor no pudo ser mejor. Noel y Liam Gallagher confirman que Manchester sigue siendo ese extraño lugar en que el rock no ha muerto: Who build the moon? y As you where son prueba consistente. Hay vida después de Oasis, así reverdece el desierto. Charly García se miró al espejo y su reflejo este año no fue Say no more: vio Random y compartió diez canciones que nos recuerdan por qué García es el que cierra y el que apaga la luz. Su hijo putativo,  Fito Páez, buscó el espejo en que Charly se había mirado y nos trajo La ciudad liberada: un álbum político como hace mucho no encaraba. Ha de ser el mundo este, del que es difícil escapar sin salir herido, el que vio en aquel reflejo. Beck opta por disfrutar y ha teñido el panorama oscuro con Colors y el resultado es un buen disco pleno de luz.  Natalia Lafourcade siguió este año por el caminito de quien busca su identidad en músicas que nacieron antes que ella y por esto lanzó Musas este 2017, pequeña joya. Tori Amos con Native Invader me alegró invadiéndome con la delicadeza, que pensé perdida, de su piano. Residente trajo consigo el resultado de un apasionante viaje por el mundo en busca de su adn y nos entrega una obra sin códigos y llena de arte. Lorde publicó Melodrama y confirma que David Bowie tenía razón cuando dijo que ella es el futuro de la música. El final del año nos deja la mejor versión de Alkolirykoz a esta altura de su madurez: Servicios Ambulatorioz conjuga diversión y preocupaciones, crítica y festejo y yo festejo este nuevo disco de artistas de semejante talla. Este año no sería el mismo sin Mismo Sitio, Distinto Lugar de Vetusta Morla, el grupo más importante que ha parido España en muchos años a la redonda. En este disco conviven varias canciones que me acompañarán por años. Y, bueno, al final de cualquier noche siempre sonará bien The search for everything el más elegante John Mayer ha vuelto a calzarse la guitarra como pocos pueden hacerlo. Cierro esta visita a la memoria de mi oído con un nombre que podría abrir la lista: Ocaso, de Andrés Correa es un álbum sincero y conmovedor, tan simple y tan complejo. Tal vez lo más bello que se haya producido sobre nuestro suelo este año.


Una colección de dinosaurios ha decidido resucitar. Eso está bien. Me agrada. Nombres en plena vigencia han querido recordarnos que están aquí. Eso está bien. Nuevas referencias despuntan también. Eso está bien. La música goza de perfecta salud. Me alegra. Lo celebro escuchando.


@lluevelove

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIN BALÓN

Después del partido la calle es la imagen de un domingo triste. Alguien ha decretado una suerte de aburrición general. La ...